lunes, 23 de febrero de 2015

Cosas bonitas, juguetes y libros; de ruta con Blanca y David por Pontevedra (Parte II)

Después de este pequeño suspiro que fueron los Carnavales, parece que todo vuelve a la normalidad, o casi... porque el Carnaval es de los invitados que no se marchan así por las buenas; de golpe, y el fin de semana que viene aún persistirá el olor a las filloas y a las orejas; a disfraces que se apuran por última vez este año (aunque sea para estar por casa) antes de guardarlos en la bolsa de los disfraces.

Pero mientras el fin de semana llega, tenemos tiempo para continuar el paseo que empezamos hace ya más de una semana; a explorar las jugueterías, las librerías; los caminos; las plazas y los jardines que tanto nos gustan de nuestra nueva ciudad.



Y seguimos, con la espalda de David guiándonos, y la mano de Blanca guardadita en su guante, dentro de la mía.
Hace frío, pero David poco a poco se recuesta y se va quedando dormidito, como una oruguita en su saquito.
Le propongo a Blanca ir a ver libros, así retrasamos un ratito el momento de volver a casa. Con tanta lluvia, tenemos muchas ganas de salir y aprovechamos los instantes en que escampa; aunque siempre con el paraguas y la burbuja de la silla a punto. Hay que arriesgarse un poco y disfrutar el momento...
En cinco minutos la respiración de David empieza a sonar despacito y acompasada. Ahí vamos....

Los libros nos esperan siguiendo más de una ruta.
A la izquierda, Cronopios; en la Calle Fray Juan Navarrete, número 5. Sus escaparates siempre nos llaman mucho la atención. Los frontales para los mayores; el lateral, dentro del portal donde también se ubica Zara Home, es para los peques, y siempre tiene cosas geniales.


Blanca se ha enamorado de un ejemplar de "Blancanieves y los siete enanitos" en forma de "libro-película"; a medida que lees el cuento, por unas ventanitas puedes ir viendo como se suceden las escenas. Me lo apunto.
Entre tantos libros encontramos "El Monstruo de Colores", que tanto nos gusta. (Nosotros lo trajimos de Madrid, de la mágica "Kamchatka", en la Calle de San Agustín,18), y muchos otros títulos que se nos quedan grabados en la retina.
Son frecuentes las visitas de autores y los cuentacuentos. En su Facebook y en su web informan de todo. Tiene tienda online con una variedad gigantesca. He leído que  Jano Llorca, el librero, es el autor del cuento "Iván Aveces, dedicado a un niño que vivía en acogida aquí, en Pontevedra. Aún no lo hemos leído, pero tenemos muchas ganas. Nos encanta saber además que los beneficios de sus ventas están destinados a ayudar al programa de acogida familiar de la Cruz Roja. Así que lo colocamos en nuestra lista de pendientes...

Seguimos el camino, Blanca ya está cansada y David ha empezado a removerse en la silla, pero hacemos una última parada.
A la derecha, yendo por la Rúa García Camba, encontramos un montón de cosas tras los cristales de A Escolma. Un rápido vistazo a su escaparte repleto de cosas me trae recuerdos. Nada más poner un pie en el escalón percibo su olor tan familiar; a mi infancia; a aquellas librerías- papelerías dónde era capaz de perder la noción del tiempo entre lápices, libros, pinturas y libretas...

David abre los ojos y se queja. Le agradezco a él y a la lluvia la pequeña tregua que nos han dado para disfrutar de un pedacito más de las cosas que tanto nos gustan.
Ahora nos preparamos para volver, porque David y la lluvia también han vuelto del mundo de los sueños, y de los sueños en los que deja de llover...


No hay comentarios:

Publicar un comentario