lunes, 11 de noviembre de 2013


LUNES

Ha llegado el fin de semana y se ha ido sin apenas darnos cuenta, entre chaparrones incansables, dinosaurios y los primeros pasos para organizar el cumple de Blanca.
Hoy es lunes; los dinosaurios siguen extinguidos, la lluvia ha parado y los primeros pasos para organizar el cumple de Blanca...siguen siendo primeros pasos, porque ¡Qué difícil es esto de organizar el cumple de los peques!, o qué difícil me parece a mí, que soy primeriza en estas tareas...

¡Menos mal que existe Internet! y sitios a dónde acudir como Little Vigo. Gracias a él descubrimos Monkeys, en Navia. Un local que ayer fuimos a visitar y que nos ha encantado. Está ideado para que los papás podamos celebrar allí el cumple de los peques disfrutando de sus instalaciones, y de todo lo que tiene: juguetes, consola, piscina de bolas (que según Blanca es de lo más importante), etc.... Se alquila de 12:30 a 21:00, un margen muy amplio, y nosotros nos encargamos de llevar la merienda, las chuches, lo que queramos. Incluso puedes poner tu propia decoración; nosotros creo que nos decantaremos por Peppa Pig, que ha acampado en nuestra casa desde hace más de un año, y parece que lo ha hecho para quedarse...

viernes, 8 de noviembre de 2013

¡Hola blog abandonado! ¡Cuánto, cuantísimo tiempo!. Te estarías preguntando si me habrían cortado Internet... Pues no...Lo que se me han cortado y acortado y recortado, y de todo son los días...
Ahora no se dividen en horas, minutos o segundos. Ahora se cortan, se acortan y se recortan en: tomas, cambio de pañales, baños... y más tomas, más pañales hasta el infinito... y más allá... mucho más allá...
Hoy por fin,( por fin porque David va a cumplir tres meses mañana, y llevo sin escribir desde que la barriga me impedía acercarme cómodamente al teclado, en algún momento de junio creo recordar...) he visto una pequeña luz al final del túnel. Ha dormido  dos horas seguidas, luego ha estado un buen ratito tranquilo en la bendita hamaquita baby björn, y he podido hacer algo...

Y así hoy, que he tenido este momentito para mí, confieso (aunque  en un día de los "malos" estoy convencida de que lo negaría una y mil veces) que ese momentito no tendría valor sin la sonrisas que me regalaba cuando le hacia alguna monería. Pero ya se sabe, soy mamá y soy voluble, y tengo derecho a serlo. Puedo ponerme cursi o histérica en el mismo minuto...Puedo querelos al máximo, y al instante pueden desquiciarme al máximo. La montaña rusa de la maternidad tiene sus ventajas, a veces...

viernes, 24 de mayo de 2013

EMBARAZADA DE 28 SEMANAS Y MÁS TRANQUILA


Después del día de ayer en que tuve que respirar hondo muchas, muchísimas veces, parece que el universo me recompensó...
Por la tarde, cuando llevé a Blanca al parque, una niña de unos seis años se acercó a mi y me preguntó si estaba embarazada. Yo le dije que sí, y la niña timidamente posó su mano sobre mi barriga se acercó y le dio un beso. La verdad es que aluciné bastante pero de una manera positiva. Fue muy dulce... y genial  que en la calle me digan algo positivo sobre mi barriga...
Además, muy contenta porque he acabado casi todo el dissfraz de Blanca para el fin de curso (sólo me quedan los pantalones), pero me queda todavía una semanita...¡Bien!.
 

jueves, 23 de mayo de 2013

EMBARAZADA DE 28 SEMANAS Y CON GANAS DE GRITAR... DE GRITARLE A MUCHA GENTE...
Hoy he ido a nadar un rato, como casi todos los días. En la piscina tengo unos minutos al día para sentirme más ligera; la barriga deja de pesarme por un rato, no me duelen las piernas, ni la espalda... en fin, una pasada.... Y no me estoy lamentando de mi estado, lo llevo bien..., lo que no llevo tan bien es que salir con mi barriga a la calle es peor que salir con donetes, y es que yo no hago amigos, hago... No sé lo qué hago.
Desde que la barriga se me hiperdesarrolló ( y es verdad, lo reconozco, se hiperdesarrolló, por que se han distendido los músculos del abdomen)no pasa un día, qué digo, no pasa una hora, sin que una mujer se dirija a mi para hacer cálculos sobre cuánto me queda para dar a luz.
En la piscina, hoy una señora me ha dicho que iba a tener un bebé gigante  y que me compadecía; otra...¿Qué te quedan quince días?. Y yo: No, en realidad estoy en el séptimo mes... Y la señora:... Pues...  y sigue untándose una sobredosis de crema por todo el cuerpo... Por un momento pienso que va a salir patinando por todo el vestuario.
 Y yo, me quedo con cara de tonta, mientras noto que empieza a crecer dentro de mí una furia interior: ¿Pues qué, señora? ¿Pues qué?...
 
Me marcho y para a comprar el pan: Cariño a ti el niño se te adelanta. Tienes la barriga bajísima, ¿De cuánto estás?...
 
La barra de pan me la quería comer luego así que no hice nada con ella. Me fui, con la furia ya crecida dentro de mi, más crecida que el bebé...
Pero pensando en él a pesar de que el cuerpo me pide soltarle algo feo, muy feo, a la próxima señora que me diga algo, lo que hago es llegar a casa, buscar unas cuántas velas aromáticas y una infusión...
sentarme en el sofá y aporrear las teclas del pórtatil, pensando ¿Púes qué, señora?...¿Pues qué?.
 
 


miércoles, 15 de mayo de 2013

Hace mil años que no escribo porque fueron unos días largos, larguísimos. Tuve una gripe que no quería abandonarme; luego nos fuimos un fin de semana a Fisterra

  y se fueron escapando las horas entre natación, revisiones en la gine; tutorías de fin de curso; preparación de disfraces... Pero ya estoy aquí... estamos, a puntito de cumplir las 28 semanitas de embarazo y con el enano dando pataditas... mejor dicho, ¡Patadones!. Eso, aquí estamos....

viernes, 19 de abril de 2013

Un día como hoy me parece que las cosas cotidianas que hay a nuestro alrededor son más bonitas. El sol tiene la magia de teñir las cosas de otro color, más benévolo a veces, más luminoso; y hasta algo que he visto mil veces sin darle ninguna importancia me parece más bonito, como este rinconcito de La Alameda que veo casi a diario...

jueves, 18 de abril de 2013

"Sólo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos"( El Principito, Antoine de Saint- Exupery)...
 
 
Una buena frase para empezar, mediar o terminar el día... Ojalá fuera más fácil recordarlas a veces... Quizás un poco más fácil si llevamos al Principito prendido en la solapa.


lunes, 15 de abril de 2013

Y, por suerte, con la cabeza llena de pensamientos positivos, me voy a nadar un rato; hace sol; consigo hacer dos largos más que de costumbre, y por fin ¡Por fin! parece primavera..

Y pienso que intentaré relajarme; tomarme las cosas con más calma; hacer la habitación a partir de mañana; leer los libros que sean necesarios para conocer métodos para crear hábitos de sueño en niños de tres años....
Lo pienso a la vez que en el fondo de mi cabeza una vocecilla me dice todo lo contratio; seguiré con insomnio, cansada; enfadada muchas veces... En definitiva, seguiré siendo mamá... y, eso es lo bueno.
Estos días  no paro de pensar en lo rápido que pasa el tiempo (por muy tópico que sea), al verme en el espejo la barriga que de tanto que se ve no me deja verme los pies; a punto de cumplir los seis meses de embarazo y Blanca ya con tres años y medio, con las patadas que van a más y más ( y mucho más) y Blanca que ha decidido que no se duerme nunca hasta hora y media después de acostarla...  Estos días a partir de las cuatro de la mañana me despierto y ya no consigo dormirme pensando en que la habitación del peque ni está empezada, en que me he olvidado de buscar dibujos con forma de círculo para el cole...  Y luego, después del agobio, viene la enana con un retrato de familia ...


Experta en hacerme sonreír, como siempre, cuando menos me lo espero, y no me queda más remedio que pensar otra vez en lo rápido que pasa el tiempo; en lo rápido que pasó desde la primera vez que cogió con su mano diminuta un plastidecor...hasta ahora. Y, no me queda más remedio que pensar también en que los agobios por ser mamá tienen sus compensaciones precisamente, y por suerte, en ser mamá.

viernes, 12 de abril de 2013

Blanca dice que son ella y Trufo; no lo había pensado exactamente, pero si ella quiere, así será. En su honor ese va a ser el nombre de la primera muñeca que me atrevo a hacer: Blanca, y él claro, su "Nariz de Chocolate".

jueves, 11 de abril de 2013

Hoy han ido a la peluquería y así de guapos han quedado... Ahora, menos peludos, pueden lucir mucho mejor sus narices de chocolate...

Les llevamos a cortar el pelo a la peluquería de la clínica "Amigos" que está aquí, en Vigo, en la calle Rosalía de Castro; allí he visto hoy que se da en adopción un perrito (uno de tantos), que me ha llamado mucho la atención. Creo que la familia que lo tiene necesita deshacerse de él. Es de tamaño pequeño, joven y muy bonito (qué rabia que no me haya dado tiempo a sacar una foto). Piden para él una oportunidad; es muy bueno,y está acostumbrado a vivir en un piso. Así que si alguien se anima a tener en casa su propia "nariz de chocolate", ya sabéis, acercaros al veterinario.

miércoles, 10 de abril de 2013

El sábado por la mañana nos acercamos a la Reconquista, aquí en Vigo. La verdad es que estuvo muy bien. Había bastantes puestos; de comida, un montón, pero con una enana que no para, quedarse a comer allí, por muy tentador que sea, es una utopía. También había muchos puestos de artesanía, de esos que te sirven para disfrutar de lo que ves( esta vez en compañía de mi niña, que ya empieza, con sus tres añitos a interesarse por ver cosas); para poner a prueba tu fuerza de voluntad para no caer en la tentación de comprarte un montón de cosas; y, claro, sirven también, pero que mucho además, para sacar ideas para nuevos broches, y más cosas...

Después de echar un vistazo a todo, creo que voy a intentar decorar alguna camiseta. Empezaré con alguna para Blanca, a ver qué tal... poquito a poco.
Ahora que a Blanca le ha crecido mucho el pelo, creo que es el momento de atreverme con las horquillas y los coleteros. Ahí va la primera muestra (con broche de cactus incluido, porque estos son los únicos que sobreviven en mi casa), muy primaveral, aunque el tiempo por aquí no se corresponda con la palabra...
Y hablando de ser niños... ahí van unos broches de fieltro, de antes...
y  de ahora...
 

lunes, 8 de abril de 2013

Qué chulos son esos días en los que tenemos la oportunidad de descubrir de nuevos sitios en los que no has estado desde hace años; cosas que no veías desde pequeña...y descubrirlas, verlas y hacerlas como si fuera la primera vez...  Qué chulos son esos días en los que coges al vuelo la oportunidad de mirar a tu alrededor por un ratito, sólo por un ratito, con ojos de niño. Días en los que puedes sentirte un Peter Pan transformado, o una Wendy aprovechando los últimos instantes en el País de Nunca Jamás antes de volver a casa...
....Y todo se lo tengo que agradecer a Blanca, mi peque. Poder hacer un pastel de arena en el parque; tararear una canción para niños o encontrarle su punto a una peli de dibujos. A veces es un respiro descansar de ser adulto; eso sí son auténticas vacaciones.Atreverte a probar juegos; a sacarte fotos ridículas delante de otros; correr y reír. Estos, no hay que olvidarlo, son momentos  en los que conquistamos, aunque de manera efímera, la libertad que perdemos al tiempo que perdemos la inocencia.¡Qué chulos son esos días!.
Luego, esos días pueden terminar con el pelo de Blanca lleno de arena y sin querer acostarse. Es probable que recordemos de pronto lo cansadas que estamos, pero ¡Qué chulos son esos días!

jueves, 4 de abril de 2013

Las peque- historias de los cuadros del pajarito azul: del invierno a la primavera. Un poco de fieltro y unas puntadas...


Ahora que ya estamos de vuelta de la Semana Santa, vuelta a la normalidad. Trabajando para hacer una habitación nueva para el peque que viene, sin olvidar la de Blanca, que también quiere cosas nuevas. Ella se ha pedido los cuadros de las "peque- historias para la habitación de los peques". Le gustan mucho los del pajarito azul:
Estos días también he tenido un poco de timepo para coser unos cuantos amiguitos más, que después de la visita al acuario, vienen, cómo no, del mar...
Estos días de Semana Santa han sido unas pequeñas vacaciones; una desconexión; sólo de Vigo a Coruña, nada grandioso, pero a veces unos cuantos kilómetros tienen el poder de concedernos mágicamente una estupenda sensación de libertad.
Sumergidos en las profundidades de un acuario sólo iluminados por las medusas, a veces,
 
 
otras, al pie de un acantilado, abriendo los pulmones para llenarlos con el olor del mar, tan intenso que todavía hoy, casi una semana después, todavía lo noto...
 


martes, 2 de abril de 2013

¡Por fin escribo!. Después de los dos meses de reposo parece que todo ha vuelto a la normalidad. La vida sigue su curso, también la que está creciendo poquito a poco en mi barriga. ¡y ya son 21 semanas!.

También sigue su curso el tiempo, meteorologico me refiero, y, como puede verse desde cualquier ventana de la ciudad desde hace muchos, muchísimos días (infinitos días) parece que las nubes han venido para quedarse y han traído consigo un montón (muchos montones) de tardes grises y largas.

Son esas tardes en las que hay que dejar volar la imaginación, siempre en un avión compartido con sillitas de seguridad para los peques. Son tardes en las que toca convertirse en pirata, o confeccionar un traje de princesa o hada con las mantas que hay desperdigadas por el salón.
Son esas tardes en las que hay que hacer magia y convertir el sofá en un barco, o unos rollos vacíos de papel higiénico en una pareja de ratoncitos.

Son esas tardes que creemos que no echaremos de menos porque estamos deseando que salga el sol, pero que, seguramente dentro de unos años cuando los ratoncitos reposen algo descoloridos sobre la mesa, deseemos poder recuperar... Hay que aprovecharlas.

viernes, 8 de febrero de 2013

Ha habido Angry Birds...
Ha habido fruta y verdura...


Y todo lo que habrá...
Lo importante es que puedo coser sentada, así que a convertir cualquier cosa en fieltro, podrán ser: muñecos, marionetas, broches... A coser...
Tengo todo el tiempo del mundo, así que admito encargos y sugerencias. Escribidme al blog o a mi facebook.
Iré poniendo lo más nuevo...
Lo dicho, a coser....
¡Buenos días, mundo!. Mi reposo sigue su curso, pero por suerte, aderezado con algo más de movimiento y el aire fresco y los rayos de sol que entran por la ventana abierta. Aunque todavía sigo en arresto domiciliario, parece que poco a poco puedo ir moviéndome algo más. El enanito está bien, en mi barriga, como tiene que ser, creciendo y creciendo... y, gracias a eso, todo lo demás parece que está un poquito mejor.
Así que me he animado, estoy levantada frente al ordenador con planes: lo primero, voy a vestirme con algo distinto a mi bata de lunares; a dejar mi habitación un rato, a acercarme a la ventana para ver si la calle sigue en su sitio, y a intentar hacer algo para mi enana, que la pobre está sufriendo las consecuencias de mi exilio.
Tengo previsto hacerle un broche de fieltro nuevo, a ella le encantan. Tiene un par de peticiones, así que voy a ponerme a ello, a ver qué tal me sale.
Los anteriores le han gustado mucho...
Ha habido una flor, que fue un regalo para una amiga...

sábado, 2 de febrero de 2013

Este es un retrato que me ha hecho mi hija. Está claro que ha sabido captar mis cambios de humor y tonalidad y, también, está claro que sabe cómo robarme una sonrisa...
Está anocheciendo. Es el segundo día de reposo en casa y, en total casi el quinto. Blanca está en la bañera. Por suerte tiene un papá que sabe cómo robarle a ella una sonrisa. Mientras escribo escucho una canción que se están inventando sobre los Angry Birds.
Y a mi, no me queda más remedio que tararearla en silencio, para intentar aprenderla, porque estoy segura de que me tocará interpretarla. Y, no me queda tampoco más remedio que alegrarme, a pesar de las circunstancias y del día que es más o menos difícil por momentos, de que estoy en casa con mi pequeña familia, que tienen un minuto para pintar un garabato o inventar una canción.
Por eso, a partir de mañana, voy a intentar hacer algo positivo. Crear, imaginar.... Hacer un broche nuevo de fieltro (que he aprendido últimamente), un retrato para Blanca, o una canción...
¡Buenos días, mundo!
Ya veis la vista que tengo. El martes parecía un día tan despejado y anticiclónico ... y al final como diría cualquier hombre o mujer del tiempo escogido al azar con el mando de mi tele, llegó una perturbación que ensombreció el cielo.
El enanito de la barriga nos dio un susto el martes y hemos estado desconectados en el hospital. Ahora, para que todo vaya bien me voy a acostumbrar a que estas sean mis vistas habituales. Ordenador, libros, regalices...
Por suerte, llevo un par de días encontrándome mejor, y hoy por la ventana veo que está empezando a clarear, y ya sale el sol...

martes, 29 de enero de 2013

¡Buenos días, mundo!. Hace muchos días que no me levantaba de tan buen humor. Será que el diluvio que se cernía sobre la ciudad desde la semana pasada ha cesado (sé que momentáneamente, pero hay que disfrutar el momento). Será que hoy mis nauseas matutinas han sido un poco más benévolas que en las dos últimas semanas (ya va siendo hora, porque ayer cumplimos los tres meses). Será que ayer le sacaron una foto al interior de mi barriga y parece que ahí dentro hay un "mini-bebé", con sus manitas y sus pies, y que no paró de moverse en toda la sesión...
Definitivamente hoy estoy de mejor humor.

lunes, 28 de enero de 2013



Hola a todo aquel que decida leernos, a mí y a todos los que vienen conmigo.
Creo que es una obligación dedicar esta primera entrada inaugural al portador de la nariz de chocolate que da título al blog: Trufo, nuestro perro. La perra se llama Canela y también tiene la nariz negra, pero por una razón que se me escapa mi hija de tres años no cree que ella tenga la nariz de chocolate. Aunque el nombre del susodicho ya daba una pista... El día que lo cogimos en una protectora de Cangas (más bien era la casa de una amante de los animales, con mucho amor y menos recursos, pero esa es otra historia), no habíamos pensado ningún nombre y de repente, igual que ahora piensa nuestra hija, viendo su nariz negra y por aquellos tiempos enorme en su diminuta cara, pensamos en un bombón, en una trufa, y por eso fue, Trufo.
Ahora Blanca, mi niña, se pasa las horas dándole mimos, tirándole su pelota de tenis favorita, y consiguiendo que Trufo nos parezca más santo cada día, por todo lo que aguanta, y por lo feliz que le hace aguantarlo, y, cada vez que se fija en su nariz (ya desde que era muy pequeña) comenta: "Trufo tiene la nariz de chocolate". Y he aquí el homenaje a este precioso perro, el primero en llegar a un hogar que poco a poco va creciendo: Canela, Blanca y, hace poco nos enteramos que, pronto, alguien más.
Por cierto, Canela, no te celes, sabes que a ti también te queremos.