viernes, 19 de abril de 2013

Un día como hoy me parece que las cosas cotidianas que hay a nuestro alrededor son más bonitas. El sol tiene la magia de teñir las cosas de otro color, más benévolo a veces, más luminoso; y hasta algo que he visto mil veces sin darle ninguna importancia me parece más bonito, como este rinconcito de La Alameda que veo casi a diario...

jueves, 18 de abril de 2013

"Sólo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos"( El Principito, Antoine de Saint- Exupery)...
 
 
Una buena frase para empezar, mediar o terminar el día... Ojalá fuera más fácil recordarlas a veces... Quizás un poco más fácil si llevamos al Principito prendido en la solapa.


lunes, 15 de abril de 2013

Y, por suerte, con la cabeza llena de pensamientos positivos, me voy a nadar un rato; hace sol; consigo hacer dos largos más que de costumbre, y por fin ¡Por fin! parece primavera..

Y pienso que intentaré relajarme; tomarme las cosas con más calma; hacer la habitación a partir de mañana; leer los libros que sean necesarios para conocer métodos para crear hábitos de sueño en niños de tres años....
Lo pienso a la vez que en el fondo de mi cabeza una vocecilla me dice todo lo contratio; seguiré con insomnio, cansada; enfadada muchas veces... En definitiva, seguiré siendo mamá... y, eso es lo bueno.
Estos días  no paro de pensar en lo rápido que pasa el tiempo (por muy tópico que sea), al verme en el espejo la barriga que de tanto que se ve no me deja verme los pies; a punto de cumplir los seis meses de embarazo y Blanca ya con tres años y medio, con las patadas que van a más y más ( y mucho más) y Blanca que ha decidido que no se duerme nunca hasta hora y media después de acostarla...  Estos días a partir de las cuatro de la mañana me despierto y ya no consigo dormirme pensando en que la habitación del peque ni está empezada, en que me he olvidado de buscar dibujos con forma de círculo para el cole...  Y luego, después del agobio, viene la enana con un retrato de familia ...


Experta en hacerme sonreír, como siempre, cuando menos me lo espero, y no me queda más remedio que pensar otra vez en lo rápido que pasa el tiempo; en lo rápido que pasó desde la primera vez que cogió con su mano diminuta un plastidecor...hasta ahora. Y, no me queda más remedio que pensar también en que los agobios por ser mamá tienen sus compensaciones precisamente, y por suerte, en ser mamá.

viernes, 12 de abril de 2013

Blanca dice que son ella y Trufo; no lo había pensado exactamente, pero si ella quiere, así será. En su honor ese va a ser el nombre de la primera muñeca que me atrevo a hacer: Blanca, y él claro, su "Nariz de Chocolate".

jueves, 11 de abril de 2013

Hoy han ido a la peluquería y así de guapos han quedado... Ahora, menos peludos, pueden lucir mucho mejor sus narices de chocolate...

Les llevamos a cortar el pelo a la peluquería de la clínica "Amigos" que está aquí, en Vigo, en la calle Rosalía de Castro; allí he visto hoy que se da en adopción un perrito (uno de tantos), que me ha llamado mucho la atención. Creo que la familia que lo tiene necesita deshacerse de él. Es de tamaño pequeño, joven y muy bonito (qué rabia que no me haya dado tiempo a sacar una foto). Piden para él una oportunidad; es muy bueno,y está acostumbrado a vivir en un piso. Así que si alguien se anima a tener en casa su propia "nariz de chocolate", ya sabéis, acercaros al veterinario.

miércoles, 10 de abril de 2013

El sábado por la mañana nos acercamos a la Reconquista, aquí en Vigo. La verdad es que estuvo muy bien. Había bastantes puestos; de comida, un montón, pero con una enana que no para, quedarse a comer allí, por muy tentador que sea, es una utopía. También había muchos puestos de artesanía, de esos que te sirven para disfrutar de lo que ves( esta vez en compañía de mi niña, que ya empieza, con sus tres añitos a interesarse por ver cosas); para poner a prueba tu fuerza de voluntad para no caer en la tentación de comprarte un montón de cosas; y, claro, sirven también, pero que mucho además, para sacar ideas para nuevos broches, y más cosas...

Después de echar un vistazo a todo, creo que voy a intentar decorar alguna camiseta. Empezaré con alguna para Blanca, a ver qué tal... poquito a poco.
Ahora que a Blanca le ha crecido mucho el pelo, creo que es el momento de atreverme con las horquillas y los coleteros. Ahí va la primera muestra (con broche de cactus incluido, porque estos son los únicos que sobreviven en mi casa), muy primaveral, aunque el tiempo por aquí no se corresponda con la palabra...
Y hablando de ser niños... ahí van unos broches de fieltro, de antes...
y  de ahora...
 

lunes, 8 de abril de 2013

Qué chulos son esos días en los que tenemos la oportunidad de descubrir de nuevos sitios en los que no has estado desde hace años; cosas que no veías desde pequeña...y descubrirlas, verlas y hacerlas como si fuera la primera vez...  Qué chulos son esos días en los que coges al vuelo la oportunidad de mirar a tu alrededor por un ratito, sólo por un ratito, con ojos de niño. Días en los que puedes sentirte un Peter Pan transformado, o una Wendy aprovechando los últimos instantes en el País de Nunca Jamás antes de volver a casa...
....Y todo se lo tengo que agradecer a Blanca, mi peque. Poder hacer un pastel de arena en el parque; tararear una canción para niños o encontrarle su punto a una peli de dibujos. A veces es un respiro descansar de ser adulto; eso sí son auténticas vacaciones.Atreverte a probar juegos; a sacarte fotos ridículas delante de otros; correr y reír. Estos, no hay que olvidarlo, son momentos  en los que conquistamos, aunque de manera efímera, la libertad que perdemos al tiempo que perdemos la inocencia.¡Qué chulos son esos días!.
Luego, esos días pueden terminar con el pelo de Blanca lleno de arena y sin querer acostarse. Es probable que recordemos de pronto lo cansadas que estamos, pero ¡Qué chulos son esos días!

jueves, 4 de abril de 2013

Las peque- historias de los cuadros del pajarito azul: del invierno a la primavera. Un poco de fieltro y unas puntadas...


Ahora que ya estamos de vuelta de la Semana Santa, vuelta a la normalidad. Trabajando para hacer una habitación nueva para el peque que viene, sin olvidar la de Blanca, que también quiere cosas nuevas. Ella se ha pedido los cuadros de las "peque- historias para la habitación de los peques". Le gustan mucho los del pajarito azul:
Estos días también he tenido un poco de timepo para coser unos cuantos amiguitos más, que después de la visita al acuario, vienen, cómo no, del mar...
Estos días de Semana Santa han sido unas pequeñas vacaciones; una desconexión; sólo de Vigo a Coruña, nada grandioso, pero a veces unos cuantos kilómetros tienen el poder de concedernos mágicamente una estupenda sensación de libertad.
Sumergidos en las profundidades de un acuario sólo iluminados por las medusas, a veces,
 
 
otras, al pie de un acantilado, abriendo los pulmones para llenarlos con el olor del mar, tan intenso que todavía hoy, casi una semana después, todavía lo noto...
 


martes, 2 de abril de 2013

¡Por fin escribo!. Después de los dos meses de reposo parece que todo ha vuelto a la normalidad. La vida sigue su curso, también la que está creciendo poquito a poco en mi barriga. ¡y ya son 21 semanas!.

También sigue su curso el tiempo, meteorologico me refiero, y, como puede verse desde cualquier ventana de la ciudad desde hace muchos, muchísimos días (infinitos días) parece que las nubes han venido para quedarse y han traído consigo un montón (muchos montones) de tardes grises y largas.

Son esas tardes en las que hay que dejar volar la imaginación, siempre en un avión compartido con sillitas de seguridad para los peques. Son tardes en las que toca convertirse en pirata, o confeccionar un traje de princesa o hada con las mantas que hay desperdigadas por el salón.
Son esas tardes en las que hay que hacer magia y convertir el sofá en un barco, o unos rollos vacíos de papel higiénico en una pareja de ratoncitos.

Son esas tardes que creemos que no echaremos de menos porque estamos deseando que salga el sol, pero que, seguramente dentro de unos años cuando los ratoncitos reposen algo descoloridos sobre la mesa, deseemos poder recuperar... Hay que aprovecharlas.