viernes, 24 de mayo de 2013

EMBARAZADA DE 28 SEMANAS Y MÁS TRANQUILA


Después del día de ayer en que tuve que respirar hondo muchas, muchísimas veces, parece que el universo me recompensó...
Por la tarde, cuando llevé a Blanca al parque, una niña de unos seis años se acercó a mi y me preguntó si estaba embarazada. Yo le dije que sí, y la niña timidamente posó su mano sobre mi barriga se acercó y le dio un beso. La verdad es que aluciné bastante pero de una manera positiva. Fue muy dulce... y genial  que en la calle me digan algo positivo sobre mi barriga...
Además, muy contenta porque he acabado casi todo el dissfraz de Blanca para el fin de curso (sólo me quedan los pantalones), pero me queda todavía una semanita...¡Bien!.
 

jueves, 23 de mayo de 2013

EMBARAZADA DE 28 SEMANAS Y CON GANAS DE GRITAR... DE GRITARLE A MUCHA GENTE...
Hoy he ido a nadar un rato, como casi todos los días. En la piscina tengo unos minutos al día para sentirme más ligera; la barriga deja de pesarme por un rato, no me duelen las piernas, ni la espalda... en fin, una pasada.... Y no me estoy lamentando de mi estado, lo llevo bien..., lo que no llevo tan bien es que salir con mi barriga a la calle es peor que salir con donetes, y es que yo no hago amigos, hago... No sé lo qué hago.
Desde que la barriga se me hiperdesarrolló ( y es verdad, lo reconozco, se hiperdesarrolló, por que se han distendido los músculos del abdomen)no pasa un día, qué digo, no pasa una hora, sin que una mujer se dirija a mi para hacer cálculos sobre cuánto me queda para dar a luz.
En la piscina, hoy una señora me ha dicho que iba a tener un bebé gigante  y que me compadecía; otra...¿Qué te quedan quince días?. Y yo: No, en realidad estoy en el séptimo mes... Y la señora:... Pues...  y sigue untándose una sobredosis de crema por todo el cuerpo... Por un momento pienso que va a salir patinando por todo el vestuario.
 Y yo, me quedo con cara de tonta, mientras noto que empieza a crecer dentro de mí una furia interior: ¿Pues qué, señora? ¿Pues qué?...
 
Me marcho y para a comprar el pan: Cariño a ti el niño se te adelanta. Tienes la barriga bajísima, ¿De cuánto estás?...
 
La barra de pan me la quería comer luego así que no hice nada con ella. Me fui, con la furia ya crecida dentro de mi, más crecida que el bebé...
Pero pensando en él a pesar de que el cuerpo me pide soltarle algo feo, muy feo, a la próxima señora que me diga algo, lo que hago es llegar a casa, buscar unas cuántas velas aromáticas y una infusión...
sentarme en el sofá y aporrear las teclas del pórtatil, pensando ¿Púes qué, señora?...¿Pues qué?.
 
 


miércoles, 15 de mayo de 2013

Hace mil años que no escribo porque fueron unos días largos, larguísimos. Tuve una gripe que no quería abandonarme; luego nos fuimos un fin de semana a Fisterra

  y se fueron escapando las horas entre natación, revisiones en la gine; tutorías de fin de curso; preparación de disfraces... Pero ya estoy aquí... estamos, a puntito de cumplir las 28 semanitas de embarazo y con el enano dando pataditas... mejor dicho, ¡Patadones!. Eso, aquí estamos....