viernes, 8 de febrero de 2013

Ha habido Angry Birds...
Ha habido fruta y verdura...


Y todo lo que habrá...
Lo importante es que puedo coser sentada, así que a convertir cualquier cosa en fieltro, podrán ser: muñecos, marionetas, broches... A coser...
Tengo todo el tiempo del mundo, así que admito encargos y sugerencias. Escribidme al blog o a mi facebook.
Iré poniendo lo más nuevo...
Lo dicho, a coser....
¡Buenos días, mundo!. Mi reposo sigue su curso, pero por suerte, aderezado con algo más de movimiento y el aire fresco y los rayos de sol que entran por la ventana abierta. Aunque todavía sigo en arresto domiciliario, parece que poco a poco puedo ir moviéndome algo más. El enanito está bien, en mi barriga, como tiene que ser, creciendo y creciendo... y, gracias a eso, todo lo demás parece que está un poquito mejor.
Así que me he animado, estoy levantada frente al ordenador con planes: lo primero, voy a vestirme con algo distinto a mi bata de lunares; a dejar mi habitación un rato, a acercarme a la ventana para ver si la calle sigue en su sitio, y a intentar hacer algo para mi enana, que la pobre está sufriendo las consecuencias de mi exilio.
Tengo previsto hacerle un broche de fieltro nuevo, a ella le encantan. Tiene un par de peticiones, así que voy a ponerme a ello, a ver qué tal me sale.
Los anteriores le han gustado mucho...
Ha habido una flor, que fue un regalo para una amiga...

sábado, 2 de febrero de 2013

Este es un retrato que me ha hecho mi hija. Está claro que ha sabido captar mis cambios de humor y tonalidad y, también, está claro que sabe cómo robarme una sonrisa...
Está anocheciendo. Es el segundo día de reposo en casa y, en total casi el quinto. Blanca está en la bañera. Por suerte tiene un papá que sabe cómo robarle a ella una sonrisa. Mientras escribo escucho una canción que se están inventando sobre los Angry Birds.
Y a mi, no me queda más remedio que tararearla en silencio, para intentar aprenderla, porque estoy segura de que me tocará interpretarla. Y, no me queda tampoco más remedio que alegrarme, a pesar de las circunstancias y del día que es más o menos difícil por momentos, de que estoy en casa con mi pequeña familia, que tienen un minuto para pintar un garabato o inventar una canción.
Por eso, a partir de mañana, voy a intentar hacer algo positivo. Crear, imaginar.... Hacer un broche nuevo de fieltro (que he aprendido últimamente), un retrato para Blanca, o una canción...
¡Buenos días, mundo!
Ya veis la vista que tengo. El martes parecía un día tan despejado y anticiclónico ... y al final como diría cualquier hombre o mujer del tiempo escogido al azar con el mando de mi tele, llegó una perturbación que ensombreció el cielo.
El enanito de la barriga nos dio un susto el martes y hemos estado desconectados en el hospital. Ahora, para que todo vaya bien me voy a acostumbrar a que estas sean mis vistas habituales. Ordenador, libros, regalices...
Por suerte, llevo un par de días encontrándome mejor, y hoy por la ventana veo que está empezando a clarear, y ya sale el sol...