miércoles, 9 de marzo de 2016

Carreteras



 
Amor.
Vida.
Muerte.
Semillas que florecen
en un vientre vacío.
 
Sonrisas.
Lágrimas.
Pérdidas y encuentros.
Vientos que soplan palabras
enterradas en ataúdes
bajo las raíces de los árboles.
 
Dudas asaltantes de camino.
Ladronas de tiempo,
expectantes;
ocultas.
Incrustadas como piedras 
en las sendas de mi cerebro.
Autoestopistas en carreteras secundarias,
donde mueren atropellados
 mis pensamientos.
 
Corazones detenidos
en un paso de cebra
donde se cruzan miradas
sin rozarse.
 
Semáforos en rojo.
Señales en blanco.
Arcenes ocupados
por los muertos que dejamos.
 
Sudamos alquitrán
adelantando al autobús
donde viajan amontonados
nuestros miedos.
Kilómetros.
Números.
 
Matemáticas inventadas
para calcular velocidades
que no existen.
 
Nudos grises
y tráfico.
 
Ansiedades por las vías
donde pasan los trenes
que no cogemos.
 
Vida.
Muerte.
Lágrimas.
Sonrisas.
Carreteras que siguen.
Vida.
 
 


12 comentarios:

  1. Se nos van... Y aún así la vida sigue.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la vida, aunque a veces cueste verlo... sigue. Besos!

      Eliminar
  2. La carretera se ha convertido en un cementerio de las velocidades imprudentes . Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Precioso poema, me ha encantado especialmente el verso que nos cuenta que sudamos alquitrán al adelantar al autobús que lleva nuestros miedos amontonados, es realmente bueno.
    Besos y feliz miércoles.al intentar

    ResponderEliminar
  4. Un poema precioso, Eva, me ha encantado.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  5. ¡Es muy intenso Eva!
    Se percibe el agobio de como la vida sigue un curso veloz para finalizarla e irremediablemente vuelve a empezar.
    Me ha gustado mucho, besos, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Irene, por pasarte a leer. Me alegro mucho de que te haya gustado! Besos!

      Eliminar
  6. Muy bello este poema también, donde subrayo esta estrofa que me ha encantado:

    Corazones detenidos
    en un paso de cebra
    donde se cruzan miradas
    sin rozarse.

    Esperemos que la prudencia y el sentido común, además de un buen mantenimiento del estado de las carreteras (esto también es muy importante) contribuya a rebajar ese número de muertes.

    Muchos besos Eva y disculpa el retraso, pero he estado ausente de estas tareas literarias un tiempo prudencial.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, Estrella. Soy yo quien, como siempre, lleva un retraso.
    ¿Sabes? Yo también me quedo con esa estrofa.
    Bienvenida!
    Un beso enorme

    ResponderEliminar