jueves, 7 de enero de 2016

Una cebolla

Quisiera ser una cebolla;
compleja, y casi
transparente.
Quisiera poder simplificarme,
junto a ti.
Yacer sobre tabla de madera,
cortarme en pedacitos
perfectos y distintos.
Mezclarme contigo
en el aceite hirviendo
de la vida.
 

Quisiera ser cebolla;
desvestirme de mi propia piel,
arrancarme una a una
las capas que me forman.
 
Quisiera averiguarme
bajo el frío filo de un cuchillo
para cortar mis pensamientos.
Encontrarme en mis propias entrañas
preñadas de una dulzura maldita y ácida;
ácida y maldita.
 
Quisiera crujir entre los dientes de tus ideas,
como un descubrimiento que renace
y se retuerce saliendo de la tierra.
 
Quisiera ser cantada por la nana de un poeta.
Enraizar en el huerto que pueblan tus palabras
y los brotes tiernos de tus besos.
 
Quiero ser mi corazón,
desnudo y puro.
Crudo.
Quiero ser.


9 comentarios:

  1. Preciosa poesia , ña cebolla da juego para el poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Me alegro de que te haya gustado. Es verdad, de una simple cebolla pueden nacer miles de palabras!

      Eliminar
  2. Es un poema precioso, Eva, muy visual y lleno de fuerza y sentimiento. Me ha encantado. Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Chari!. Energía para empezar este mes de enero y este año! Muchos besos!

      Eliminar
  3. Vaya, nunca pensé que la cebolla diera para tan bello poema. Gracias por ofrecernoslo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Y gracias a ti por leerlo!. Besos!

      Eliminar
  4. Qué original Eva, me ha gustado un montón. Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Sinceramente me ha parecido uno de tus mejores poemas hasta ahora publicados, tiene preciosas imágenes y una gran ternura.
    Muchos besos

    ResponderEliminar