lunes, 24 de agosto de 2015

La niña sirena

 
 
Es feliz en el agua
la niña sirena.
Han nacido branquias
en su piel morena.
 
Gira haciendo estrellas
entre caracolas.
Se trenza el cabello
con espuma de olas.
 
Es feliz en el agua
la niña sirena.
Habla con los peces,
le cuentan sus penas.
Ella les sonríe
y les acaricia.
El rumor del mar
parece su risa.
 
Se queda dormida
sobre un lecho de algas;
estrellas de mar
 le tejen las sábanas.
 
Sirena en mi vientre
ya lo fue mi niña.
Hacia piruetas
y allí se dormía.
 
Ya era mi niña
sirena en mi vientre;
mi pequeña vida
que en mi estará siempre.
 
Y se abrió mi cuerpo
desbordado de ella.
Y se paró el tiempo
y nació una estrella,
de resplandor blanco
y de nombre Blanca;
mi niña sirena.
La niña encantada. 

2 comentarios: