lunes, 6 de octubre de 2014



Este cuento es una pasada, para los peques, y para nosotros. Para esos días en los que ninguno sabemos qué nos pasa por la cabeza. Si estamos tristes, o contentos, o simplemente confusos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario